El síndrome de Down desde el punto de vista de una niña de 4 años

Hoy hemos visto en la tele a Eugenia Borderias, la chica que entrevistaron en la contra de El Periódico recientemente, y le hemos dicho a Abril (4 años, hermana de Anna) que estaba a nuestro lado: “mira Abril, ¡esa chica tiene síndrome de Down como Anna!

Abril ha contestado “¿y eso qué es?” 🙂

Le hemos explicado cómo Anna en ciertos sentidos es un poco diferente a nosotros pero nada más comenzar a hablar Abril nos ha mirado como diciendo “¿¡qué me estáis contando!?” sin pillar a cuento de qué su hermana puede ser diferente a ella o a todos los niños que conoce… Hemos desistido rápidamente de continuar la conversación y es que a día de hoy Abril ve en su hermana mayor una niña como otra cualquiera y no nos da pie ni pregunta nada que haga que tengamos que hablarle necesariamente acerca de ello.

Aún y así no es la primera vez hablamos con ella acerca del síndrome de Down. De hecho hace unos meses en un momento que estaba a solas con Abril (que por entonces tenía aún 3 años) decidí motu proprio contarle que Anna tiene síndrome de Down y que ello hace que le cueste mucho hablar  y que necesita más tiempo que ella para hacer ciertas cosas. Creo que no olvidaré jamás el sitio donde tuvo lugar esa mini charla, la primera con ella del tipo papá-hija 🙂 y cómo me prestó muchísima atención pero a la vez ni me preguntó nada ni volvió a sacar el tema más adelante…

Desde luego es genial pensar en cómo un niño, mientras es suficientemente pequeño, no tiene el más mínimo prejuicio hacia otro niño ni les importa para nada esas diferencias… Abril convive en casa con Anna sin importarle un ápice que su hermana tenga los ojos rasgados, la nariz chata, lleve un pañal por las noches cuando ella hace mucho que no o que le saque dos años pero hable mucho menos que ella… al igual que convive en su clase junto a E., un niño con un trastorno de espectro autista que te podrías comer a bocados y con el que juega e interactúa aún y a pesar de que no tenga la misma iniciativa que otros niños y que también hable muy poco…

Como adultos podríamos adoptar la sana costumbre de los niños de no juzgar a alguien por sus apariencias ni porque sea muy diferente a uno mismo o supuestamente tenga mermadas ciertas capacidades. Y es que como siempre, el gran resumen en estos casos es que sin lugar a dudas los adultos podemos seguir aprendiendo un buen rato de los pequeños… ¡buenas noches a todos y casi buen fin de semana!

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 19 comentarios

  • Estaría bien saber cuándo dejamos esa inocencia atrás para intentar impedirlo… Porque no hay nada más bonito. Sin ser tan importante, pero como ejemplo también de que los niños ven a todo el mundo igual, mi excuñada era koreana, y cuando a mi prima de 3 años le decíamos, te has fijado que es “chinita”? no entendía nada, y se enfadaba con nosotros por intentar explicarle que era distinta… tontos nosotros por pensar que ella lo pensaba e intentar explicárselo….

    • JL dice:

      @padresdetrillizas: Gracias por contarlo. La verdad es que podríamos hacer un libro con anécdotas de nuestros peques!! 🙂

  • Irene dice:

    ¡¡Me encanta!!
    Los prejuicios se adquieren a todos los niveles y a veces, aunque tratemos de esconderlos, se mantienen.

    Tengo una prima adoptada en Colombia desde que tenía un año. Y la maestra le dijo a mi tía, que la niña tenía problemas al escribir. Que a veces confundía las “s” con las “c”, que sería porque como es de Colombia…
    Claro… jeje

    La niña, que tiene 8 años, ha alucinado cuando alguna vez le preguntan que de dónde es… Ella dice: “Pues de Segovia, sólo que yo he nacido en Bogotá y mi papá ha nacido en Madrid, pero mi hermano nació en Valladolid”. Pues eso…

    =)

  • Hace tiempo que leo El Blog de Anna en silencio. Pero este último post ha llegado un poquito mas allá aún si se puede, 🙂
    ¡Ojalá todos siguiésemos siendo niños en ese aspecto!

    ¡Un abrazo para toda la familia!

    PD: Yo también me quedo “muda” en las conversaciones de tú a tú con mi padre. Pero estoy segura de que ella aunque no pueda recordarlo dentro de unos años no olvidará esos lazos que hacen que os unáis.

    • JL dice:

      @Verónica Luque García: Verónica, ¡¡gracias por tu primer comentario!! No conocía nosgusta.net, ¿escribes allá? Un abrazo.

  • Amaya dice:

    Buenos días,los niños tienen mas capacidad que los adultos a la hora de ver cosas, personas, ……, no diferencian si uno es así o asá. Somos los adultos los que con nuestra ignorancia hacemos esas diferencias.
    A nosotros nos fue bien con Ioannes al hablarle de su hermana, lo solíamos hablar en la comida, sin darle ninguna importancia al respecto y lo hacíamos a los dos juntos. Todo lo que se les hable, aunque parezca que no se enteran, lo van guardando en su cabecita y cuando llega la hora no hay ningún problema.
    Muchos besos a esa familia tan maravillosa.
    Amaya

    • JL dice:

      @Amaya: Gracias por los consejos. La verdad es que ahora que podemos comenzar a mantener conversaciones con las niñas nuestra idea es que también vayan surgiendo de forma espontánea para que crezcan hablando sobre el síndrome de Down de la forma más natural posible. Un abrazo.

  • VEronica Beiguel dice:

    Te cuento , yo tengo 4 hijos y la mas peque, AZul de 6 meses, nacio con SD y cardiopatia. La operaron a los 3 meses y le dijimos a los otros que tenia un augerito y habia que cerrarlo. Pero ya bien en casa y con Azul mas grande senti que tenia que contarles bien que era el SD. Briana de 7 años me escuchaba atenta. Le conte de los ojitos, de las piernitas mas flojitas, que va a demorar un poco en hacer las cosas, pero que las va a hacer y que va a ser muy feliz porque tiene hermanos muy buenos.
    Sabes que me dijo, que a ella le gustaria tener sd porque le encanta ser chiquita como la hermanita. Me gusta como se aman entre todos. Besos

  • Jesús dice:

    y tanto que se puede aprender de ellos… a mi me pasa prácticamente todos los días, cuando alguno de mis peques dice algo o hace algo y después lo pienso y digo: pues estaba bien pensado!!
    Es complicado que Abril comprenda el síndrome de Down, pero estoy seguro de que ella ahora mismo sabe que Anna es su hermana mayor y que se siente segura cuando está ella. Lo importante es que la ama tal y como es, y eso es maravilloso!!

    un abrazo familia

  • preciosooo, que lindo de verdad 🙂

  • celina(mama de juana) dice:

    hermosa nota! que dulce inocencia! y que sincero amor el de Abril.. tengo 2 hijas, Juana con sindrome de down de 3 años y Delfina de 5 meses,, y sueño con ese amor de hermanas que relatas.. bellas tus niñas!!!

    • JL dice:

      @celina(mama de juana): Celina, gracias y ya verás cómo se lo van a pasar. Juana y Delfina se llevan casi lo mismo que Anna y Abril, ¡será muy especial! ¡Ya verás! Un abrazo.

  • mama de 7 dice:

    Que te voy a contar que no sepas. las hermanas de Teresa no recuerdo que hayan hecho un comentario sobre su aspecto fisico, si sobre su lentitud en algunas cosas.
    Pero para que veas, la peque ha comenzado la piscina y Raquel decia que vaya suerte tener sindrome de down para ir a la piscina.
    Yo la conteste que no hacia falta tener SD para ir, pero que habia que solicitarlo en otro plazo.
    Bueno resumiendo, que por ahora solo ven una niña algo mas retrasada que las maneja como quiere a todas.

  • Claudia, mamá de Melina dice:

    Cuando nació mi hija más pequeña con SD y cardiopatía que debía ser operada, me sentí tan abrumada que me “olvidé” de transmitirle a mi otra hija (en ese momento tenía 4 años) lo que estaba pasando. Cuando llegó el momento de la operación le tuve que explicar por qué no iba a estar en casa por unos días. De pronto, todo el mal comportamiento que había tenido ese primer mes desapareció. Creo que a partir de ahí amó más y de forma incondicional a su hermana. Hoy son cómplices, compinches, pelean como cualquier hermano. Y si bien Cami (9) ya entiende lo que tiene Meli (casi 6), no le da ningún trato especial. Simplemente la ama. Por eso creo que los niños comprenden mucho más de lo que nosotros pensamos … y no discriminan.
    Cariños,
    Claudia

  • ana dice:

    Hola, me encanta vuestro blog, yo trabajo en un centro de educación especial y tengo que decir que los niños son adorables y bueno empleamos las denominaciones sindrome down, autista, etc… un poco por costumbre, porque cada cual se llama como su nombre indica y punto. Yo estoy encantada con éstos chicos(no me han dado tantos besos al día en mi vida, jajaj), pero como te digo encantada con todo lo que me transmiten, me encanta conversar con ellos (son adolescentes 16-17 años), discutir temas que les interesen, bueno son un amor, seguiré viendo tu blog es muy interesante, saludos, Ana.

Responder