Camisetas de Sevenly y Reece’s Rainbow

 

Sevenly fue fundada por dos jóvenes emprendedores californianos llamados Aaron Chavez y Dale Partridge con el lema de “Una semana, una causa”. Tuvieron la original idea de fabricar camisetas y otras prendas únicas que venden por periodos de una semana (siete días, seven en inglés y de allí el nombre de la iniciativa) apoyando mediante cada diseño a una organización sin ánimo de lucro. Con ello al final de un año han producido 52 diseños únicos que no vuelven a estar disponibles nunca más. Llevan funcionando desde el verano del 2011 y desde entonces por la venta de cada una de sus prendas donan $7 a la organización semanal para quienes diseñan cada modelo exclusivo sumando hasta el día de hoy un total de $1.465.707 en donaciones.

Pues bien, resulta que durante esta semana Sevenly ofrece un diseño junto a una organización llamada Reece’s Rainbow que ayuda a familias a adoptar a niños con síndrome de Down. Fundada hace 6 años por Andrea Roberts, madre de un niño llamado Reece con síndrome de Down, a día de hoy Reece’s Rainbow ha permitido que más 900+ niños de más de una treintena de países del mundo hayan sido adoptados. La organización destina el 100% de los fondos que recauda al proceso de adopción de cada uno de los niños a los que logra encontrar una familia. Si bien Reeces’s Rainbow no es una agencia de adopciones sí que pone los medios para que parejas que quieran adoptar a un niño con síndrome de Down estén informadas acerca del proceso a seguir y les facilitan directamente los contactos de orfanatos donde hay niños con síndrome de Down esperando a ser adoptados.

Pensando en las familias españolas o no estadounidenses tengo la sensación de que las acciones de Reece’s Rainbow solo se pueden llevar a cabo en Estados Unidos y que su ayuda a familias fuera de dicho país estará limitada por temas legales y burocráticos. Nota: El mismo día que escribí esta entrada me puse en contacto con Andrea de Reece’s Rainbow y me informó de todo lo contrario, que cualquier familia de cualquier país puede acceder al asesoramiento de su organización así como a ayudas económicas. Eso sí, me remarcó que muchos países no permiten la adopción internacional de niños con síndrome de Down, extremo que me queda por confirmar para España.

Volviendo a la campaña Sevenly resume así la iniciativa de esta semana:

Problema. Para muchas personas, una familia en la que sentirse querido es una bendición que se da por hecho. En todo el mundo hay miles de niños con síndrome de Down y otras necesidades especiales que han sido abandonados por sus padres biológicos, en parte por su condición. Para estos niños, una familia para siempre es solo un sueño. Mientras hay cientos de familias en EEUU que están dispuestas y preparadas para criar a estos niños increíbles, pero no pueden hacerlo por el elevado coste del proceso de adopción.

Solución. Esta semana junto a Reece’s Rainbow estamos ayudando a que huérfanos con síndrome de Down y otras necesidades especiales puedan ser adoptados por una familia para siempre. Con tu apoyo proporcionaremos ayuda económica a familias adecuadas para hacer posible la adopción de estos niños.

Yo ya me he hecho con una camiseta y me alegro de poder contribuir de esta forma a aliviar los costes de adopción de una familia de algún niño con síndrome de Down que de otro modo estará condenado a vivir en un orfanato y una institución toda su vida.

Solo una cosa más antes de acabar esta entrada a modo de advertencia. Si tienes un hijo con síndrome de Down o alguna conexión con un niño o una persona con síndrome de Down, pasearte por la web de Reece’s Rainbow puede llegar a ser muy pero que muy emocional. Os lo digo por experiencia propia, no os dejará indiferentes y probablemente levante sentimientos difíciles de manejar al ver a tantos y tantos niños sin familia y con cada vez menos probabilidades de tenerla.

 

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Responder