Documental Yo soy uno más. Notas a contratiempo

Documental Yo soy uno más. Notas a contratiempo

No es la primera vez que hablo de Rafa Calderón y algo me dice que no será la última. La suya es una historia de superación y lucha comandada por sus incasables padres y hermanos hoy plasmada en el formato de un documental de media hora de duración.

Aunque no conozco a Rafa personalmente sí puedo decir lo propio de su hermano Nacho, quien nada más salir con Anna de un AVE en Madrid me paró y me preguntó “perdona, ¿ella es Anna?”. No era la primera vez que me ocurría pero nunca deja de sorprenderme que alguien reconozca a Anna por su blog. Desde entonces he leído su libro Educación, hándicap e inclusión. Una lucha familiar contra una escuela excluyente además de habernos vuelto a ver recientemente en otra ocasión. Espero que sean muchas más veces porque aprendo muchísimo escuchando a Nacho y la experiencia de su familia junto a Rafa.

Desde aquí un fuerte abrazo a toda la familia Calderón, pero especialmente uno bien fuerte para Rafa. Gracias por compartir con nosotros vuestra lucha por los derechos educativos de nuestros hijos.

Reseña oficial del documental

Rafael Calderón es una persona. Una persona más, a pesar de que nos empeñemos en resaltar que tiene síndrome de Down. Para él, eso es un mote, un apodo, una etiqueta.

“Yo soy uno más. Notas a contratiempo” es un documental etnográfico que cuenta la experiencia vivida por Rafael para conseguir ser uno más en la escuela. Una escuela que segrega a las personas con discapacidad, que condena las diferencias y que mediante estrategias ocultas no permite que progresen. Una escuela que certifica su fracaso escolar.

Rafael y su familia se enfrentaron a esa escuela excluyente, y resistieron sus veredictos. Pensaron que los tests y las calificaciones no son neutrales ni incuestionables. Y cuando en la Educación Secundaria Obligatoria tuvieron que oír comentarios como que ya no podía aprender más, no se conformaron. Actuaron convencidos de que el problema no estaba en Rafael, sino en las relaciones educativas. Finalmente encontró en la música el espacio para demostrarlo.

Pero para lograr ser uno más, tuvo que ser el primero. Rafael finalizó la ESO, el Bachillerato y los diez cursos de los Grados Elemental y Profesional de Música. Obtuvo por ello la Medalla de Oro al Mérito en la Educación en Andalucía, la Mención a las Artes de la Fundación Universia y el Premio del Día Mundial Síndrome de Down. Sin embargo, todo eso no es destacable para él. Lo importante es que pudo crear un sueño y dedicarse en cuerpo y alma a construirlo. Su experiencia es un argumento vivo que, cuestionando las prácticas escolares, nos invita a rebelarnos y a transformar la escuela para que sea realmente inclusiva.

Reseña bibliográfica:

Calderón, I. y Habegger, S. (2012): Educación, hándicap e inclusión. Una lucha familiar contra una escuela excluyente. Octaedro Andalucía, Granada.

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 12 comentarios

  • Nuria dice:

    Muchas gracias por el video, vaya ejemplo para las familias y para los docentes. Todo docente deberia verlo para hacerse a la idea de lo importante que pueden ser sus etiquetas.

  • Ana dice:

    Nacho es una gran persona, yo también he tenido el gusto de conocerle y es maravilloso cómo habla de su hermano, de los orgulloso que está de él y de su familia.

    Esperamos verlo de nuevo pronto en málaga!

  • Carmen dice:

    Gracias JL. Cada vez lo tengo más claro, la expresión de LURIA, el cerebro es el contexto, y Rafa ha tenido la suerte de tener un gran contexto a su alrededor, su familia ha creido en él y lo ha apoyado hasta el final!
    Un besote
    Carmen (mamá de Mitchel)

    • JL dice:

      @Carmen: Así es Carmen, estuvieron tras él al 110% y eso es a lo que debemos aspirar el resto. La familia suele estar allí, el resto lo pone el grado de afecto por un lado y profesionalidad por otro (o incluso ambos combinados) de quienes les rodean. Abrazos.

  • Muchas gracias por el post y por los comentarios. Opino lo mismo que dice Rafa: no somos ejemplo de nada. Hay muchas personas, como vosotros/as, que desde su lugar y en la cotidianidad ofrecen grandes ejemplos que implican transformaciones de la realidad. Un abrazo!

  • @JL Con un poco de tiempo tengo en mente escribir un libro de divulgación sobre la construcción de la identidad… La clave me la diste tú en Barcelona. Ya os contaré.

  • Isabel Segura Velasco dice:

    El vídeo es un gran material, tanto para docentes como para las familias.
    Es creer y no poner barreras en ningún momento. No vale el te incluyo hasta aquí, ya no vas a poder más. ¿Eso quién lo dice?.
    Enhorabuena por el documental.

Responder