Mi hermano tenía síndrome de Down

Esto me ha gustado tanto que he tenido que traducirlo para que más personas puedan disfrutar de ello. ¡Buenas noches!

vía huffingtonpost.com [título original My Brother Used to Have Down SyndromeEva Glettner, madre y bloguera]

No puedo contarte la felicidad que siento al leer que Kara Marcum va a ser la próxima reina de la fiesta [de graduación] en el Instituto Bolivar Central. Esto por si solo habla de toda la escuela. A mí la historia me toca de cerca. Mi hermano, que tiene casi 30 años, tiene síndrome de Down. Pero antes de que sientas pena por él, hay unas cuantas cosas que debes saber. Jacob es LA BOMBA. En serio. Con sus Ray Bans, sus camisas Penguin y sus New Balance, Jacob es lo más. Hace ejercicio en el gimnasio del barrio y tiene los músculos para demostrártelo. Todo el mundo se contagia de su actitud. Jacob siempre está sonriendo y agradecido por cada nuevo día que llega. Su paso por una cafetería del barrio se tradujo en un incremento casi inmediato de las ventas.

No te voy a mentir. Cuando era pequeña recuerdo pensar “Ojalá no tuviera que llevarme a Jacob conmigo” al cine, al parque… a cualquier lado. Pero era un pensamiento efímero porque mis amigos aceptaban a Jacob y eran muy cariñosos hacia él. Me preguntaban “¿te traes a Jacob hoy contigo?” Veían más allá de sus problemas de habla y su particular manera de caminar y lo veían sencillamente por lo que es: absoluta bondad. Si alguna vez alguien hacía que Jacob se sintiera incómodo en público, mis amigos y sus amigos eran los primeros en hacer frente a ello. Conforme mis padres le llevaban de un lado a otro a varias terapias y citas médicas, Jacob cada vez era más guai. Su película favorita era “Los Teleñecos conquistan Manhattan” y los dos nos aprendimos el diálogo de memoria tras haberla visto en demasiadas ocasiones. “¿Oyes eso Nueva York? ¡La rana se queda!” es una cita que hasta el día de hoy está en mi memoria.

Jacob realmente está arrasando como todos sabíamos que lo haría. Le encantan las redes sociales. Que se sepa que me invitó a unirme a su círculo de Google Plus antes incluso de que yo creara mi propia cuenta. Tiene más de 1000 amigos en facebook, número que aumenta por momentos. Cuando uno de mis blogs entró en un concurso logró aunar los votos suficientes para que yo ganara. Jacob posee una fuerza y una energía descomunal.

Jacob es genial con sus sobrinos y sobrinas. Lo mejor de los niños es que lo ven tal como es (como mis amigos de la infancia me enseñaron hace siglos). Le reciben con los brazos abiertos, sonríen con él y se ríen. ¡Vaya si se ríen! Cuando Jacob sonríe es más bien una carcajada. Mis hijos me han preguntado por qué “el tío Jakie” como cariñosamente le llaman “habla diferente”. Yo les recuerdo que todos tenemos diferentes luchas y necesidades, que eso es lo que nos hace especial. Me gusta el término “necesidades especiales”, muchísimo más que el de “discapacitado”. Jacob no es “dis” nada.

Jacob se ha examinado trece veces del teórico para el carnet de conducir. Pero no se rinde. Estudia los tests a diario. Es su esperanza algún día conducir un coche, aunque le haya dicho en innumerables ocasiones que no hay nada peor que conducir en LA. También es testarudo. Solo acude a eventos para personas con necesidades especiales si es en calidad de orientador. Verás, según Jacob, él “tenía síndrome de Down cuando era pequeño”. Según él lo ha dejado atrás y lo quiero un montón por ello. Trabaja en una escuela privada del barrio y detalla su puesto en su cuenta de facebook como el de “Asistente del Director” . Y tú y yo sabemos que es un activo tan valorado en el equipo, que el año que viene puede que le asciendan a Director.

A él no le digo lo suficiente cómo llega a molar. Jacob, eres el mejor. Tengo cuatro hermanos y todos coincidimos en que Jacob es el más responsable y organizado de los cinco. Sin lugar a ningún tipo de dudas. Gracias [Jacob] por recordarnos contínuamente lo que es importante en la vida. No pares de reír, hermano.

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 16 comentarios

  • Alba Arroyo dice:

    Tengo los ojos llenos de lágrimas! Sin palabras…

  • Raquel Pinto dice:

    Qué linda historia, me sentí tan bien leyéndola. Por un rato pensé que era yo, hablando de mi nieta de 4 años. Vaya que son especiales, no sabré yo.

    Jacob, es un chico listo, se ve por el relato. De todos los hermanos, es el más responsable y organizado. Eso es un orgullo y hay que imitar. Nosotros tenemos tanto que aprender de ellos. He leído por ahí, que si todos fuéramos como ellos, este mundo sería una belleza. No habría maldad, en primer lugar y ya, eso es un regalo grandioso. El bien sería el lema del planeta. Por qué lucharíamos, sólo por esforzarnos día a día por ser más inteligentes, más prácticos, más amorosos, en fin, puras cosas buenas.

    Me gustó mucho que dijera que él de chico tuvo SD y ahora ya lo ha superado. El ya no nota diferencia con los demás. Se sabe capaz y aceptado. Eso indica que es feliz. Qué maravilla.

    Con mi nieta también vemos Barney, ella es adicta a este Dinosaurio y al igual que tú, yo también me sé las canciones y nos sabemos de memoria los diálogos. Ella en su media legua los repite y yo, a su lado soy una amiga de su edad.

    Me alegro mucho de leer estas historias, ya que como dije anteriormente tengo una nieta de 4 años y veo lo bien estimulada que está. Lo bella que es, por fuera y por dentro. Sé que llegará muy lejos, así como Jacob, que ya tiene su trabajo y es el orgullo de su hermana e imagino que de la familia completa.

    Gracias por publicar estas vivencias que sé, que así como yo me sentí identificada, hay más hermanas, abuelas, mamás, papás, tías, abuelos, incluso amigos.

    Quiero poder estar con mi nieta muchos años, por eso me cuido, sólo tengo 52 años, pero la vida no está comprada. Por lo menos, de mi parte, pongo todo lo que puedo para disfrutar de su hermosa compañía. Apoyar a sus padres que son admirables y por guiarla un poquito con mi granito de arena. Más que nada, impregnarme de su amor y su dulzura. Y si puedo trasmitir a los demás que el SD no es algo terrible, es una bendición.- Desde que ella llegó a mi vida, amo a todos las personas con SD. Antes, no había tenido la dicha o tal vez, no era el momento.

    • JL dice:

      @Raquel Pinto: Gracias por compartir todo lo que os cuentas.

      En ocasiones me cuesta encontrar el tiempo para mantener el blog actualizado pero luego pienso en lo que personas como tú nos contáis y encuentro el aliento para sentarme y ponerme con ello.

      ¡Qué suerte tiene tu nieta de contarte como su abuela!

      Un fuerte abrazo.

  • Cristina dice:

    Que bonito¡¡Me ha emocionado mucho..que prueba de que los niños con necesidades especiales PUEDEN conseguir lo que se propongan…uffff,me ha encantado¡

  • Judith dice:

    Es un hermoso relato, realmente me emocionó. Que divino Jacob.

  • hola jacob te felicito porque eres una persona ecepccional, te cuento que yo tengo un nietesito de cuatro años es especial y te digo que para mi es lo mas hermoso es muy pilas a el lo motivan mucho yyyyyyyyyyyyyy te cuento que yoooo estudio educacion especial y los amo a todos tengo alumnos bellisimosssssssssssssss siga adelante te queremos un monton besos mi amor los amooooooooooooooooooo

  • MA dice:

    Gracias JL,
    ¡Estoy con lágrimas en los ojos!

  • leidy dice:

    Jacob un ejemplo mas de vidaaa, no tengo la dicha de tener a una personita como vos pero de verdad los ADOROOOOOOOOOOOOOOOO….. quiero tu facebook para seguirteee, quiero ser una mas de tus fans…Desde Uruguay..

  • mama de 7 dice:

    ¿Cual es su pagina de facebook?

Responder