Un nuevo curso por delante…

El verano ha pasado en un abrir y cerrar de ojos y cuando nos hemos querido dar cuenta Anna y sus hermanas estaban de nuevo en la escuela. La verdad es que no hemos parado ni un momento entre bajar a la playa, a la montaña de excursión, ir a la biblioteca, apuntarnos a diferentes actividades que iba encontrando MA como manualidades, cerámica y scrapbooking entre otros, visitar a amigos y pasar unos días de descanso en familia.

En cuanto al colegio Anna ha comenzado en segundo de primaria con la suerte que sigue con la misma tutora que tuvo el año pasado. Los que seguís su historia recordaréis que ella está escolarizada un año por detrás de su edad cronológica. Además tiene la gran ventaja de estar en una escuela que cuenta con lo que en Cataluña se llama una USEE (Unidad de Soporte a la Educación Especial) con más profesionales que pueden velar por ella que en un colegio público sin USEE.

Este año acordamos con la tutora y la responsable de la USEE que Anna no fuera a la escuela dos de las cinco tardes de la semana y que además pasara algo más de tiempo fuera de la clase. En un inicio este tipo de propuestas le ponen a uno en alerta, al fin y al cabo han sido muchos años luchando para que nuestros hijos se vean integrados e incluídos en la escuela ordinaria. En un primer momento no quieres que esté fuera de la clase ni segregada pero también hay que tomarse cada caso de forma particular. Y lo cierto es que para Anna es una ventaja trabajar a ratos en un grupo reducido ya que cuando se incorpora de nuevo con el resto de la clase obtiene mayor beneficio dentro de ella, que intentar que pase todo el día en el aula con sus compañeros. Así que al final estamos tranquilos y creemos que bien equilibrado y sin dejar que aparezca un reducto de escuela especial dentro de la escuela ordinaria, a Anna a día de hoy le reporta más beneficios que contras. Veremos si el tiempo nos da la razón y estaría encantado de oír cualquier opinión al respecto.

Y como una imagen vale más que mil palabras, cierro esta entrada con algunas fotos de este verano. Saludos a todos, en especial a todas las familias que seguís andaduras similares a la nuestra.

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 8 comentarios

  • Víctor dice:

    José Luis, tocas un tema fundamental sobre el que no es sencillo opinar. A mi hijo Martí (ahora en 2º de ESO) en Primaria siempre le separaron puntualmente de la clase para hacer refuerzos específicos, básicamente en matemáticas y lengua, y creemos que le fue muy bien, porque pese a estas horas que pasó “segregado” nunca dejó de ser uno más y de tener como referencia a su grupo. A veces recibió una atención individualizada y a veces se crearon grupos reducidos, dependía de los recursos del centro. Y estamos contentos de su progreso, que se ha debido a múltiples factores e influencias pero en el que la escuela ha jugado un rol troncal, seguro.
    A medida que avanzan en edad, y sobre todo a partir del salto a la Secundaria, la cuestión se complica, o al menos esa es nuestra experiencia. Ahora, en el instituto, Martí ya ha perdido su grupo-clase como referencia, puesto que pasa mucho tiempo en la USEE, que se convierte así en una aula de educación especial dentro del centro y no en un grupo de apoyo a la inclusión en el aula ordinaria de los alumnos con NEE. No es lo ideal, pero preferimos esto a que en clase sea un florero (porque el profesor no le hace ni caso) o a tener que llevarlo a un centro de educación especial.
    En todo caso, para que las USEE sirvan para lo que se concibieron se necesita:
    1)la complicidad de todo el profesorado (con el de los/las profesionales de la USEE no basta). Para eso necesitamos “reeducar” a buena parte del profesorado.
    2)recursos públicos para que ese profesorado pueda llevar a cabo nuevas estrategias y métodos didácticos que permitan que el grupo avance a distintas velocidades y los chicos/as enriquezcan mutuamente sus múltiples inteligencias. Esto es muy dificil de obtener en el contexto actual.
    Bueno, seguro que a Anna le irá muy bien. Solo hay que ver esa vitalidad que transmiten sus fotos para entender que sus compañeros de clase tienen mucha suerte de tenerla en su grupo.

    • JL dice:

      @Víctor: Hola Víctor. Muchísimas gracias por tomarte el tiempo de compartir vuestra historia y situación actual.

      Estoy 100% de acuerdo con lo que explicas. Añadiría quizás que entre el punto 1 y el 2, aunque necesitan uno del otro, el fundamental es el punto 1. Nosotros lo hemos visto y palpado con Anna, una tutora que se lo “crea” es tener el 90% ganado puesto que es más fácil suplir las carencias con las que estamos teniendo que lidiar en estos tiempos.

      ¡Un abrazo!

  • mama de 7 dice:

    Este año se nos ha ofrecido entre varias opciones la educación combinada: varios días en colegio ordinario y luego otros en colegio educación especial.

    Por ahora creemos que no, permanecemos en el cole con los apoyos extras que la han puesto y que han sido muchos mas de los esperados, para sorpresa nuestra.

    Hoy nos han dado el dictamen de escolarizacion para mi demoledor. No veo ese retraso tan grande o ¿ya me he acostumbrado a el? Puede.

    Estamos intentando que todos los apoyos sean con la clase o por lo menos la mayoría. No queremos un cole de educación especial dentro del “normal”.

    Anna preciosa y grandisima.

    • JL dice:

      @mama de 7: Hola Mercedes. Gracias por tu comentario y lo que compartes. Me alegro de que Teresea esté muy bien atendida en la escuela. Un abrazo.

  • Claudia, mamá de Melina dice:

    Melina cumple los 8 años en Diciembre. Como Anna, también está un año por debajo del curso que

  • Isidro Quesada dice:

    Hola José Luis, llevo tiempo sin hablar con vosotros. Os cuento nuestra experiencia. María también está en 2º de primaria (repitió 1º). Ella sale puntualmente de clase 2 o 3 horas a la semana para reforzar algunas materias, el resto de apoyos se hace en clase con todo su grupo. Desde la asociación síndrome de Down de Granada apostamos, y esta es nuestra filosofía, que los apoyos deben ser siempre en clase con el resto de compañeros y por las tardes reforzar el apoyo escolar en la asociación. Es muy importante no separar a nuestros hijos del resto de sus compañero. Es difícil y muy complicado pero es necesario que estén el mayor tiempo posible (lo deseable seria todas las horas) con el resto de sus compañeros.
    Anna esta preciosa. Un abrazo muy fuerte para MA y las niñas.
    ¿Cuando nos vais a venir nuevamente a Granada?
    Isidro Quesada

    • JL dice:

      @Isidro Quesada: Hola Isidro, ¡qué alegría leerte! ¡El trabajo que hacéis desde la Asociación en Granada es encomiable! ¡Seguir así! Nos encantaría volver a visitaros pero la pregunta es… ¿cuándo vendréis vosotros? 🙂 Abrazos.

Responder a Isidro Quesada Cancelar respuesta