Tú día y el mío

Tú día y el mío

Ayer fue el Día Internacional de la Discapacidad y lo mejor que leí al respecto se lo debo a mi amigo Àlex, el papá de Laia, que dijo que se disponía a celebrar su día. Y el tuyo. Y el mío.

Cuánta sabiduría contenida en un simple párrafo. Y cuánta reflexión pendiente. Porque si te paras a pensarlo, no eres más que eso, ¡un discapacitado! Todos y cada uno de nosotros dominamos una ínfima parte del conocimiento existente y somos duchos en muy pocas habilidades si tenemos en cuenta hasta donde ha llegado el potencial humano en estos últimos tiempos.

Mientras tanto “ellos” son los discapacitados, no nosotros. Ella, que es capaz de levantarse y vestirse sola. Ser la única de sus hermanas a la que no hay que recordarle que guarde el pijama bajo la almohada y tirar del nórdico. Lavarse los dientes. Preparar la mesa. Servirse y comer el desayuno. Llevar los platos al fregadero. Buscar su mochila. Recordar qué tiene que llevar a la escuela en qué día. No olvidarse jamás de atarse el cinturón en el coche. Poner el grito en el cielo si arranco sin haberme puesto yo el mío. Cambiar la radio en el coche. Recordar qué número es qué canción en un CD. Decirte exactamente cada una de las calles en las que has de girar para llegar a cualquier sitio que conoce. Entrar a la escuela y seguir allí todas las propuestas. Escribir. De forma guiada pero también de forma espontánea. Progresar también en su lectura. Hacer deberes. Hacer manualidades. Moldear con cerámica. Dibujar. Manejarse con los números del 1 al 10. Comenzar a sumar y restarlos. Marchar lejos de casa con la escuela tres días. Organizarse. Cantar. Bailar. Participar en un festival de danza. Y en un festival de cortos. Dar y saltar la comba. Jugar a las palmas. Saltar a la colchoneta. Hacer teatro. Cocinar. Asistir a talleres de cocina. Recoger sus juguetes. Asearse sola. Esforzarse en todo lo que hace. Hacer fotos con multitud de cámaras. Manejar un smartphone o una tablet. Atender una llamada. Teclear. Buscar videos en youtube. Entender 3 idiomas indistintamente: castellano, catalán e inglés. Recordar vivencias de hace años. Salir en periódicos de tirada nacional. Cuidar de y jugar junto a sus primos pequeños. Montar a caballo. Ir de excursión durante 10km. Correr. Competir en un duatlón. Participar en un torneo. Jugar a los bolos. Jugar al Dixit. Hacer puzzles de 100+ piezas. Seguir luchando para aprender a nadar, patinar, ir en bici o esquiar. Empatizar como nadie. Ser fiel a sus amigos. Dar increíbles besos y abrazos. Recibirte tras no haberte visto en un tiempo como si volvieras de 12 meses embarcado. Saber cuándo no puede más y decirte que es hora de ir a dormir para al día siguiente hacerte reír. Hacerte sonreír. Hacerte llorar. Y lo mejor, hacerte crecer.

Esto en 8 años. Allí es nada, con mi discapacitada y su día. Y el tuyo. Y el mío.

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Siguiente entrada

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 31 comentarios

  • Bianca dice:

    Que orgullosa estamos de ti Anna, y de tus padres y de tus hermanas!!!

    Y damos fe de esto…”Recibirte tras no haberte visto en un tiempo como si volvieras de 12 meses embarcado”.

    Te queremos Anna!

  • Amaya-Haizea dice:

    Que maravilla de entrada, me habéis puesto los pelos de punta!!!!!! y cuanta razón!!!!!!!!!
    Muchos besos de Haizea y de Amaya

  • Dolega dice:

    ¡Totalmente de acuerdo!
    En casa es lo mismo.
    La princesa es la única a la que no hay que andar detrás de ella para nada, ella sola se lo hace todo y encima con una sonrisa.
    A día de hoy si quiero que alguien me eche una mano con el smartphone acudo siempre a ella y su hermano es informático ¿Que ya le vale al jodío! 😛
    Ella siempre me lo explica con paciencia y termina la explicación con un beso.
    En mi vida he conocido centenas de “discapacitados normales”
    Besazo y enhorabuena es una preciosidad la moza.
    La mía tiene 33 años

    • JL dice:

      @Dolega: Muchas gracias por tomarte el tiempo de escribir. Me alegro de poder compartir sentimientos con personas por todo el mundo y especialmente cuando comentan por primera vez. Besos de vuelta.

  • Laura dice:

    Cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles, y todos nacemos con nuestras particularidades, es tan fácil como ver esas particularidades y desarrollarnos sacando lo mejor d nosotros mismos, tenemos que olvidarnos del patron que nos han impuesto desde antes d nacer. Asi “todos”y cuando digo todos me refiero a con o sin discapacidad seremos seres libres y felices.

  • No me gusta! me encanta! lo comparto!

  • Mamá de Jan dice:

    Me has hecho llorar. Precioso!

  • Alba Arroyo dice:

    Yo también tengo los ojos llenos de lágrimas. Enhorabuena por tener una hija tan increíble!

  • Anónimo dice:

    Qué preciosidad – no solo a nuestra querida Anna sino como lo has escrito que trae lágrimas de gozo por lo conseguido. Anna ha sido un don de Dios. Y desde luego tener este recibimiento al llegar a tu casa a cualquiera se siente muy especial. Os queremos y apreciamos todo lo que hacéis por vuestras hijas, vuestra familia, vuestros amigos, y sobre todo por la Gloria de Dios.

    Besos,
    Rosana

  • Noelia dice:

    Mira soy una niña, y pienso que eres la mejor, que tienes una familia perfecta, amigos que te quieren y que jamas te critiquen, por que pese a esta enfermedad, como la puede tener cualquiera, haces sonreir a todo el mundo, asi que por eso quiero que sepas que yo te veo perfecta, tal y como eres me encantas, te mando muchos besos desde Cadiz, bonita.

  • Cristina y Marcos dice:

    Anna eres increíble, estamos muy contentos de tenerte cerca nuestro, nosotros también hemos aprendido mucho contigo. Gracias por ser como eres y por las muchas capacidades que tienes!
    No olvides que te queremos mucho

  • Marta dice:

    Familia, éste es uno de los escritos más bonitos que he leído sobre capacidades, y confieso haber leído muchisimos.
    Sois geniales, y es un autentico lujo teneros por amigos! Y por cierto, esta es otra cosa que tienen nuestras hijas con síndrome de Down, nos abren puertas a conocer a otras personas y a partir de ahí empezar profundas amistades.
    Besos para los 5.

  • Granny dice:

    Dearest Anna
    I am so proud of you. And when I see you, it makes me so happy when you shout out ” Granny ” and run towards me with your arms out and a big smile !!!
    Love you to bits. God Bless.

  • Sheila dice:

    Anna, you are amazing. You must all be so proud of her.

  • MA dice:

    Lloré al leer la entrada!!!!!!
    Te quiero Anna!

  • Noemí dice:

    Me ha emocionado leer todo lo que ya sabía que Anna hace, y de hecho hace muy bien. Pero lo mejor es todo lo que aún no hace… Porque todo eso es lo que le queda por aprender. Como a Men como a Ka como a Mathew como a Lili como a ti, como a mi… Como a todos. Un beso a mi princesa. Y olvidaste poner que nadie juega con Peepa como ella… Sin duda es su preferida. ????

  • Noemí dice:

    Que nadie juega con Peepa como ella… Sin duda es su preferida. ????

  • Anna Griñó dice:

    Muy emocionante lo que has escrito y una verdad como un piano.
    Anna siempre te recuerdo y te llevo en mi corazón, contigo y con tu familia he aprendido muchas cosas y descubierto un mundo nuevo para mi.
    Un bezo bien fuerte, como los que das tu.

  • Anónimo dice:

    Muy bonito tu relato ,conforme iba leyendo no sabía si estabas hablando de tu hija o de la mía.La verdad es que no dejan de sorprendernos cada día agradablemente.hay que trabajar mucho pero merece la Peña ,un abrazo y siempre hacia delante.si no volvemos hablar feliz Navidad

  • Encarna dice:

    No se si podre escribir…las lagrimas han brotado,que preciosidad…como lo has detallado y cuanta razon tienes.
    La mitad de las cosas que hace Anna, yo no puedo hacerlas.
    Felicidades,un gran trabajo.
    Abrazos y besitos para todos vosotros.

  • Que bonita forma de contar la vida de tu hija. Enhorabuena…He conocido este blog, a traves de alguien que leyo el mio y me recomendo tu lectura…

    GRACIAS besos amorosos

  • Claudia Bellido dice:

    Emocionante, brillante artículo inspirado por una niña preciosa. Palabras escritas con el corazón, no hay otra. Felicidades a Anna y esa inmensa familia. Gracias por compartir.

  • Noelia dice:

    Hola familia!
    Os escribo para agradeceros que hayáis escrito este blog, nos está ayudando mucho.
    Vamos a ser papas por segunda vez y nos dijeron hace un mes que nuestro bebe, en este caso un niño, nacerá posiblemente con síndrome de down. Estoy embarazada de 17 semanas y al igual que vosotros y por las mismas razones (yo también creo que este niño es de Dios) hemos decidido que nuestro hijo nacerá. Y en medio de todo nuestro sufrimiento os descubrimos ayer por “casualidad”.
    Muchisimas gracias por ayudarnos a ver que se puede salir adelante y por darnos las fuerzas que tanta falta nos hacían.
    Gracias a vosotros tengo unas ganas enormes de verle la carita a nuestro hijo.
    Un beso y enhorabuena por vuestra hija.

  • JL dice:

    Gracias a todos por vuestros comentarios. La verdad es que me salió del corazón ¡y prácticamente de un tirón! Y confieso, lloré, lloré y lloré mientras lo estaba escribiendo 🙂

  • […] Blog de Anna. Hoy, 470 días después, nada más y nada menos que un 21 de marzo, uno de varios de sus supuestos días, y tras varios intentos en los últimos meses que acabaron en vano, me dispongo una vez más a […]

Responder