¡Un nuevo verano ha llegado casi a su fin!

En agosto pasamos unos días en los Pirineos y caminamos los cinco juntos más de 20km en tres días, casi 10 de ellos en uno solo que incluyó 250m de desnivel acumulado y un tramo con una pendiente de +25%. Un hito épico y de proporciones impensables hace unos años, cuando Anna no quería caminar ni de la puerta del cole al coche. Una nueva prueba de que aquello que un día parece imposible, al día siguiente lo estás viviendo. Como cuando oigo a Anna levantarse de su cama en medio de la noche, salir del cuarto que comparte con sus hermanas y entrar al baño, para unos segundos después volver al cuarto y meterse en su cama de nuevo. Pocos padres disfrutarán de un momento así a las 3 de la mañana con su hija de 9 años, pero yo sigo estirando la cabeza para verla pasar con su particular andar y saborearlo, saborearlo vez tras vez. Y es que apenas hace tres años que Anna dejó completamente atrás el pañal para dormir y escasamente uno que no acuda a nosotros para pedirnos que le acompañemos en medio de la noche…

Anna sigue progresando también en el agua. Le encantan las piscinas donde demuestra mucha confianza en si misma. Tiene una capacidad pulmonar que realmente me sorprende y se siente cómoda saltando, buceando, jugando e improvisando. Su técnica de nado no es muy ortodoxa ya que apenas mantiene la cabeza fuera del agua y si la saca es para volver a respirar y seguir hacia adelante buceando pero cuando se lo pedimos se esfuerza y copia si le ofrecemos un modelo… Eso sí, tendré que volver en unos años a esta entrada y contar entonces que compite en los Special Olympics o los Mundiales de Natación para personas con síndrome de Down.

También he disfrutado enormemente observándola mientras jugamos. Anna está acostumbrada desde pequeña tanto a un juego creativo como a uno más pautado. En casa jugamos por ejemplo a muchos juegos de mesa y cartas. Anna sorprende a extraños cuando le ven manejarse por ejemplo con una partida de Sushi Go!, el juego del verano en casa sin lugar a dudas (¡más de 20 partidas acumuladas para ser exactos y que ha logrado desbancar al Piratatak como nuestro juego de cartas preferido!). También le encanta el Make ‘n’ Break y con ayuda también juega sin problemas a otros como Camel Up o La Polilla Tramposa e incluso a juegos cooperativos como La Isla Prohibida.

Por otro lado hemos subido un escalón ya de forma definitiva con el Lego. Hace un par de años probé de dejar atrás el Duplo y pasar a sets de Lego pero fue demasiado pronto. Anna no estaba preparada a seguir las instrucciones y Lea era demasiado pequeña como para poder tener a las tres niñas involucradas a la vez. Pero este verano se han graduado y ya las tengo en el camino para convertirse en unas buenas AFOL’s1 como su padre. Su tito Nico les regaló su primer set de Lego, una caja de la serie Lego Creator que sin lugar a dudas es la mejor línea para ellas en estos momentos ya que cada caja ofrece la posibilidad de construir tres variantes con sus correspondientes manuales de instrucciones y las suficientes piezas como para crear versiones propias. Tenemos una dinámica ya cogida que además surgió de forma natural. Una de ellas se encarga del manual y de buscar las piezas de cada página, otra coge esas piezas y las añade a la construcción en curso y mientras tanto la tercera puede usar las piezas que aún no se han empleado para inventarse algo, siempre y cuando esté dispuesta a renunciar a una pieza si esta es la última disponible para avanzar. La ventaja del Lego en nuestro caso es que además de fomentar la disciplina y observación si se sigue el manual, o la creatividad bajo un juego libre, también afianza la psicomotricidad fina de Anna, un área que los niños con síndrome de Down necesitan potenciar a lo largo de todo su crecimiento.

Como decía un nuevo verano ha llegado a su fin… ¡y con él más momentos acumulados para el recuerdo junto a Anna y sus hermanas!

2015-08-05-0012015-08-05-0032015-08-06-0022015-08-07-0052015-08-07-0042015-09-09-0072015-09-05-006

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 11 comentarios

  • iMisut dice:

    Hola!!

    Muchas gracias por los enlaces!!! Me alegro que Anna disfrute de los juegos de mesa como lo hacemos cualquiera!

    Mucho ánimo y a seguir con el blog!

    Saludos!!!!

    • JL dice:

      iMisut » Gracias a ti por el curro del blog! Y sí, ver a Anna jugar con nosotros es uno de los momentos más especiales de la semana 🙂 Otro día le dedicaré una entrada entera. Un saludo!!!

    • JL dice:

      Gracias a ti por el curro del blog! Y sí, ver a Anna jugar con nosotros es uno de los momentos más especiales de la semana 🙂 Otro día le dedicaré una entrada entera. Un saludo!!!

  • Irene dice:

    Guauu!! ¡¡Cómo ha crecido Anna!! Está preciosa!!
    Me alegro mucho de todos esos avances que ha supuesto el verano!! =)

    • JL dice:

      Gracias Irene, la verdad es que siempre es una época muy especial para nosotros, ¡lástima que ahora hay que esperar al año que viene!

  • Granny dice:

    Yes, another great summer we’ve had all together Anna. I really enjoyed being in the pool with you and playing those games of “Sushi Go” (which you always seemed to win!!!!)
    Love You Sweetiepie.
    Granny xxxxxx

  • Sheila dice:

    Anna, I’m coming to see you swimming in the Special Olympics! Glad you all had a lovely Summer.

  • Valeria dice:

    Qué bueno chicos! La verdad me sirven de ejemplo tanto…..
    Nos convertimos tantas veces en autómatas de nuestras vidas, egoícamente, como si lo nuestro fuese lo más importante… Y basta un par de segundos para levantar la vista y observar más alla para darte cuenta de lo torpe que estamos viviendo……
    Gracias JL, Ma y a la tres preciosidades por permitirnos compartir….
    Gracias!

Responder