Jornadas Educación Infantil en la Escuela de la Diversidad. Resumen, parte I.

Hace unas semanas acudimos a los dos primeros días de las I Jornadas de la Educación Infantil en la Escuela de la Diversidad de las que habíamos hablado con anterioridad. Lo cierto es que íbamos a compartir esto en el espacio familiar de la FCSD de ayer pero como se tocaron otros temas tuvimos que dejarlo para otro día así que para que no pase más tiempo lo cuelgo aquí también mientras tanto.

Las jornadas resultaron muy interesantes y además de la altísima calidad tanto del contenido como de la organización de las jornadas, se editó un libro de más de 300 páginas con artículos de cada una de las ponencias y talleres. El libro está disponible en pdf (gracias a Isidro Quesada, coordinador del evento, por hacérmelo llegar) y puedo decir que tiene muchísimo material muy recomendable.

El jueves día 3 de abril diferentes autoridades inauguraron las jornadas haciendo incapié en como en las últimas décadas en nuestro país hemos pasado de la exclusión, a la segregación, a la integración y finalmente a la inclusión de nuestros hijos que aprenden a la medida de sus diferencias. Los ponentes apelaron en reiteradas ocasiones al principio de la igualdad y al hecho de que los mecanismos públicos han de atender a la diversidad de todo el alumnado, no solo el que tiene necesidades educativas especiales, puesto que todos y cada uno de los alumnos en la escuela presentan diferencias entre ellos. También resaltaron la importancia que ha tenido el movimiento asociativo que durante mucho tiempo ha luchado por estos objetivos y su intención como representantes políticos que lo que está en las normas se traslade realmente a los centros.

Acto seguido tuvo lugar la conferencia inaugural a cargo de la Dra. Carmen García Pastor, catedrática del Dpto. de Didáctica y Organización Educativa de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla, con el título de “Aprendiendo en la Diversidad” (páginas 11 a 27 del libro editado para la ocasión que ya he mencionado) y arrancando con una reflexión interesante. ¿Hasta qué punto es cierto esto de la diversidad? ¿Se está haciendo algo? ¿O es solo una forma de hablar? ¿Seguimos en la misma escuela de antes? Se dice de la diversidad que es un valor positivo, pero cuando se habla en las escuelas de diversidad es para referirse a los alumnos o alumnas cuyas diferencias se ven problemáticas, ¡y para pedir explicaciones y soluciones! La cuestión de la diferencia se convierte en la cuestión de los diferentes, y la cuestión de la diversidad en la cuestión de los “diversos”, que son alumnos y alumnas a los que se alude como un problema. García Pastor reclama una visión más amplia mediante cuestiones éticas, políticas y cuestiones relacionadas con la teoría y la práctica de la educación.

Cuestiones políticas. Durante años se separó a parte del alumnado y se le envió a clases y escuelas especiales. La Educación Especial se conformó de este modo hasta los años sesenta y setenta, en los que los movimientos a favor de los derechos civiles tienen una profunda repercusión sobre las situaciones de segregración de determinadas minorías, entre ellas, la representada por las personas con discapacidad. Desde la II Guerra Mundial, el carácter de las relaciones con personas con discapacidades severas y su entorno cambia, ya que antes eran dependientes de sus familias y personas próximas, mientras que desde entonces empiezan a depender del apoyo público. El movimiento social de padres, especialmente en EEUU y los países nórdicos, reclama derechos y no recursos para sus hijos, el derecho de acceder a la escuela pública y el derecho a un tratamiento adecuado. Ésta lucha desemboca en leyes que reconocen que la segregación suponía para la persona un ambiente que restringía sus posibilidades.

Cuestiones éticas. García Pastor nos hace reflexionar sobre cómo miramos a los niños, niñas y jóvenes considerados diferentes y por tanto como les vemos y entendemos. Depende de nuestra receptividad el que podamos no entenderlos a ellos, sino entendernos unos a otros, dejando de considerarlos como como parte de los “otros” y empezar a aprender el significado de la diferencia y la diversidad. Extiende su visión hacia las aulas para ver lo que allí está ocurriendo. La tolerancia no ha de significar la no interferencia en la vida del otro sino responsabilidad, receptividad, hospitalidad, bienvenida y recibimiento. Así mismo habla de su experiencia escuchando al profesorado y como éste le expresa todas sus imposibilidades, llegando a la conclusión de que existe un camino posible y animándoles a pensar qué están buscando y qué quieren conseguir con sus alumnos cada día cuando van a clase.

Cuestiones relacionadas con la teoría y la práctica de la educación. García Pastor habla sobre la responsabilidad del profesorado y como éste debe plantearse siempre por qué está enseñando lo que está enseñando y cómo lo está haciendo. Apunta a que la diversidad está conformada por todas las diferencias, no sólo las del alumnado, y que cada profesor o profesora ha de llegar a desarrollar su propio modo de relacionarse, de dialogar y de aprender en diversidad. Según ella el profesorado no está quemado y a mayoría de los profesores se preocupan por los/las estudiantes y a menudo se nos olvida al resto que el profesorado muchas veces no puede participar en las decisiones fundamentales en las que sus voces deberían ser escuchadas.

En cuanto pueda seguiré colgando otros resumenes de las jornadas que considero interesantes compartir no solo para otros padres de hijos con síndrome de Down si no para cualquiera interesado en el tema de la inclusión escolar.

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... Un comentario

Responder