Tus amigos

Los amigos constituyen no ya una parte importante de nuestras vidas si no diría que una prácticamente indispensable. Se me hace difícil pensar cómo sería el no poder relacionarme con alguien más allá de interactuar en un comercio, una consulta médica o en puestos laborales por mencionar algunos ejemplos. En mi caso mi mejor amiga se convirtió a la postre en mi mujer y tengo la suerte de poder contar con una serie de personas increíbles a mi alrededor.

Está claro que la vida nos va ofreciendo oportunidades para que una determinada amistad en nuestro entorno se fortalezca o debilite. Oportunidades para levantar el teléfono o teclear un email para acordarnos de alguien que está pasando por una situación determinada, oportunidades para que pongamos el hombro para que el otro llore, para que un simple conocido se convierta en un amigo o por lo contrario momentos que destapen nuestra verdadera cara o en los que decepcionemos a un supuesto amigo y sea entonces cuando se nos brinde la mejor de las oportunidades: reflexionar, saber pedir perdón y reconciliarnos.

Cuando vas a tener o tienes un hijo con síndrome de Down surge sin lugar a dudas una oportunidad estelar para que tu círculo de diferentes amistades se afiance o debilite. El inexorable paso del tiempo te permitirá saber quién está a tu lado y sabe acompañarte sin tener que mediar palabra alguna, quién comienza a buscar información por ti y a proporcionártela, quién quiere a tu hijo tanto o más como tú estás deseando quererlo, quién te acompaña durante cinco semanas en una sala de espera de neonatos, quien estará cámara en mano para retratar la llegada y el primer día en casa… Quién, en definitiva, está 24/7 a tu lado mientras posiblemente pasas por una más que lícita etapa de duelo con su hombro listo para que sobre él inclines tu cabeza.

Más tarde, tus amigos que te quieren entre otras cosas cuelgan fotos de tu hija en su despacho, se enorgullecen de tu hija y hablan de ella a sus propios amigos que tú ni siquiera conoces. Se informan acerca del síndrome de Down, corrigen errores y percepciones erróneas que observan en sus entornos, se interesan por el desarrollo y los avances de tu hija, te ayudan a educarla y educan a los suyos propios haciéndoles entender que todos somos y tenemos capacidades diferentes, sin menoscabo de nuestro valor como personas.

A todos vosotros, nuestros amigos, gracias por acompañarnos durante estos 5 años. A los que no os conocemos personalmente os animo encarecidamente a si tenéis a alguien cerca que acaba de tener un hijo con síndrome de Down, demostréis saber estar a la altura de un, todavía por descubrir, gran acontecimiento.

Suscríbete a El Blog de Anna

Recibe un correo con cada nueva entrada publicada

Nunca compartiré tu correo con nadie. Podrás darte de baja cuando quieras.

Autor JL

Padre de Anna, bloguero y geek confeso.

Más entradas por JL

Únete a la conversación... 11 comentarios

  • marinick dice:

    Pues si, yo pienso que un buen amigo es un gran tesoro. Porque la familia es la que te toca, pero los amigos se eligen… yo llevo la foto de los hijos de mis amigos en la cartera, junto con las fotos de mis sobrinos… y es que para mi, ellos ya pasaron a ser, hace muchos años, mi otra familia.
    Besitos

  • mª lluisa dice:

    bravo, muy bien, lastima que no todo el mundo piense asi,

  • Rafael dice:

    Un diez; si señor 5 años tiene también Lucía, mi hija con SD, y llevas más razón que un santo. Todos los que te rodean incluyendo a tus amigos educan a sus hijos de otra forma.
    Y en mi caso los AMIGOS, se mantienen pero los amigos dan un paso atrás.
    Un abrazo para los tuyos.
    http://luciasanlinosgracia.blogspot.com/, aquí tines a la mía.

  • Tita Bianca dice:

    Me encanta!
    Os queremos muchisimo

  • Nuestros amigos de siempre no respondieron todos como deseabamos. Notabamos una compasion oculta que nos molestaba muchisimo, porque no era lo que necesitabamos.No sabian ser naturales. Muchos no han estado a la altura. Pero ha habido otros que han compensado con creces estos comportamientos.
    Ha sido una buena forma de valorar, quien y quien no merece la pena.
    Nuestra sorpresa ha sido mas a nivel familiar, pero de familia mas extensa. Se han volcado como tu dices, buscando, consolando sin lastima, y ayudando sin interesese de ONG.
    Mucho mas interesaante ha sido descubrir nuevas personas. Teresa nos ha abierto las puertas a un mundo desconocido que merece la pena descubrir.

  • encarna dice:

    Bueno,leo y leo esta ultima entrada,no soy capaz de plasmar lo que siento.
    Muchos besitos a las princesitas y para vosotros.

  • Pilar dice:

    Enhorabuena! Es incleible leer esto sin emocionarse.

  • Inma dice:

    Hace un par de meses que os leo. Creo que dos menos de los que tiene Sofía. Soy una amiga que pretende ser de las que describes. De hecho os descubrí en una de esas búsquedas de información que pretendía y que de hecho compartí. Gracias. Espero saber rectificar cuando me equivoque con ella o con su mamá.
    Enhorabuena por las tres preciosidades que tenéis.

  • monica dice:

    felicidades JL por la entrada, por escoger bien a los amigos, por tu entrega, por tus 4 niñas ( MA incluída) , por seguir deleitándonos , por tener la hija que tienes, creo que Dios nos regaló ésto por algo, vivimos permanentemente emociones muy intensas dentro de las cuales está descubrir la amistad en el sentido más profundo. ¡ que suerte! ¡que suerte ¡que suerte! y que todavía haya gente que nos mire con pena!! triste ignorancia!!

  • TERE dice:

    yo conozco a Lucía y sencillamente es maravillosa,pero también lo son sus padres que desde el primer momento se han involucrado en su educación y todos hemos visto el esfuerzo que han hecho y los resultados tan fenomenales que han obtenido.LUCIA TE QUEREMOS

  • ana pastor dice:

    En nuestro caso hemos tenido un poco de todo, como en botica. Pero los que están ahí, son mil veces más importantes, son las personas que queremos y nos quieren.
    Fue dificil explicarle a nuestro circulo cercano nuestra decisión, todo el mundo nos preguntaba que necesidad había. No tenía respuesta, en aquel momento ni siquiera recuerdo tener un motivo, simplemente me pareció lógico, coherente con mis creencias en el valor de la diferencia. Ahora tengo un millón de respuestas, Ander me empuja a levantarme cada mañana, me obliga a esforzarme más, a ser mejor cada día, me anima a estudiar de nuevo, a encontrar el lado humano de mi misma y del mundo que me rodea. Ander me recuerda todos los días la importancia de amarnos.

Responder