El ritmo de crecimiento de un bebé, niño o joven con síndrome de Down es más lento que el de la población sin síndrome de Down. Tener acceso a tablas y curvas de somatometría o crecimiento basadas en otros niños con síndrome de Down es por tanto interesante para familias que acaban de tener un bebé con dicha condición genética. De esta forma las curvas permitirán marcar la evolución del niño sobre ellas y observar si en algún momento hay alguna variación significativa sobre la progresión esperada.

Las últimas tablas de las que tengo constancia para población española son las que elaboró la Clínica Down de la Fundació Catalana Síndrome de Down que se publicaron en la revista “SD, Revista Médica Internacional sobre el Síndrome de Down”, vol. 8(3), noviembre 2004, y en el libro “Síndrome de Down: aspectos médicos actuales” (Masson, Barcelona 2005), p. 281-298. Están disponibles en el portal de down21 junto a información sobre cómo hacer uso de este tipo de curvas.

A nivel europeo en el 2011 se publicaron en el Reino Unido unas tablas basadas en datos de un estudio previo del 2002 donde habían plasmado el resultado de 6000 mediciones sobre 1100 niños.

Ahora, al otro lado del Atlántico The Children’s Hospital of Philadelphia (CHOP) acaba de publicar el estudio más reciente en cuanto al crecimiento de una población de niños y adolescentes con síndrome de Down determinada, en este caso la estadounidense. Allí las últimas curvas databan nada más y nada menos que de 1988 pero ahora gracias al Down Syndrome Growing Up Study (DSGS) y su seguimiento de 637 personas con síndrome de Down de hasta 20 años se han obtenido los datos más recientes.

Growth Charts for Children With Down Syndrome in the United States se publicó en la revista Pediatrics el pasado 26 de octubre de 2015. Si resides en Estados Unidos o simplemente quieres tener acceso a unas curvas más modernas puedes leer el estudio y descargar las curvas de forma gratuita. A continuación he traducido parcialmente al castellano la introducción del artículo y cuelgo tanto el artículo completo como las curvas en formato PDF.

ANTECEDENTES Y OBJETIVOS: Los niños con síndrome de Down tienen pesos al nacer más bajos y crecen más lentos que los niños que no tienen dicho síndrome. Los avances médicos y el acceso más generalizado a estos han mejorado la salud y el bienestar de individuos con síndrome de Down. Aún y a pesar de ello se desconoce si su crecimiento también ha mejorado. Nuestro objetivo era desarrollar nuevas tablas de crecimiento para niños con síndrome de Down y compararlas con tablas antiguas de los Estados Unidos y con tablas más contemporáneas del Reino Unido.

MÉTODOS: El Down Syndrome Growing Up Study (DSGS) agrupó una muestra adecuada de personas con síndrome de Down de hasta 20 años y les hizo un seguimiento longitudinal. Los parámetros de crecimiento fueron medidos por especialistas en investigación antropométrica. Se generaron tablas de crecimiento específicas por sexo para los rangos de edad de nacimiento a 36 meses y de 2 a 20 años usando el método LMS. Se generaron curvas de peso-longitud y de índice de masa corporal. Se compararon gráficamente con otras curvas.

RESULTADOS: Las nuevas curvas se desarrollaron usando 1520 mediciones sobre 637 participantes. Las curvas para niños menores de 36 meses mostraron mejorías en el peso comparado con curvas estadounidenses más antiguas. Las curvas DSGS de 2 a 20 años mostraron que los chicos son más altos que lo que las anteriores curvas mostraban. En general, las curvas DSGS son similares a las últimas curvas disponibles en el Reino Unido.

CONCLUSIONES: Las curvas de crecimiento de DSGS pueden usarse como herramientas para controlar el crecimiento y estado nutricional además de proveer indicaciones de cómo el crecimiento de un niño compara con la misma edad y sexo de la población con síndrome de Down.